jueves, 24 de mayo de 2012

cuánta razón teníamos, marcos.


voy a empapelar el departamento con fotos. fotos.fotos.
voy a armar mi valija de flores (con ropa de invierno y verano, como siempre).
voy a salir de casa (cerrando llaves de gas, luz; dejándole las plantas a la vecina).
voy a ir hasta el cementerio de acá a unas cuadras y lo recorreré cual turista recién bajada del avión, maravillada por los mausoleos. qué lindo es buenos aires! - diré.
saldré del cementerio, induciré subliminalmente a mi subconsciente y caminaré unas cuadras.
llegaré a lo que yo creía hasta ese momento que era mi casa. abriré la puerta. y me sentaré en el piso con una botella de agua mineral a recorrer nostalgiosamente el registro de mi nomandismo.
(capaz que invito a mis amigos imaginarios para charlar un poco con extraños. eso es fundamental.)

y así el giro en U en la propia vida... de nómade a hermitaña. ahogada en el fracaso de su propio recuerdo. sabiendo que ya no existe porque murió en el intento.

24 de mayo . 2012
buenos aires, en una argentina convulsionada (y no por próceres)


No hay comentarios:

Publicar un comentario