jueves, 19 de abril de 2012

experimento violeta 00

"no todo es mezclar y hacer violeta".
alta frase que no me abandona desde la adolescencia y rinde honor a la literalidad de intentar lograr el color por medio de los primarios en medio de una maratón municipal y estudiantil de pintada de murales para alegrar las paredes del hospital, justo detrás de la morgue.

no. no todo es mezclar y hacerlo. el místico violeta se niega al camino fácil en todas sus acepciones.

una de las pocas herencias familiares de las que puedo hacer alarde con cocarda, es la posesión de un porcentaje de las violetas de mi abuela paterna.

siempre adoré las violetas.

ese tesoro que llegó a buenos aires en encomienda hace un año, todavía se mantiene en pie luchando por acomodarse al clima que no le favorece y mis eternas ausencias solventadas con el riego esporádico de la vecina del 7.

en ese intento de adaptación, las pobres, hicieron algo inusual en su especie: semillaron.
el abc de la vida indica que eso se corta para que la planta tome fuerza, me dijo el florista de esquina;
"cortalas, secalas, sembralas, y si funciona traeme un plantín; esas flores ya no se usan y no se consiguen por esta zona".

allá vamos.
quedo en la incómoda posición de mirar la maceta con tierra y regar la ausencia sabiendo que ahí hay algo que si las condiciones ayudan, será un pequeño altar de contemplación.

experimento violeta fase 1.




19 de abril . 2012
buenos aires

No hay comentarios:

Publicar un comentario