jueves, 17 de noviembre de 2011

mosca con delirios transparentes.

no, mosca no. de chiquita quise ser un foquito, para crecer y ser un foco. no es trastorno de personalidad, es anhelo múltiple.
dos veces creí que eso sucedería; y no una. dos.

la primera fue a los 3. mi lomo empezó a esbozar filamentos blancos y pensé que toda yo me transformaría en un foco maravilloso.
organicé mis prioridades. me preparé para la metamorfosis. hice planes sobre mi futuro; me inscribí en el colegiado de luminarias y hasta le escribí una carta a la luna presentándome como futura colega de luz nocturna. reestructuré mi casa y puse un portafoco con cable y todo para cuando estuviera preparada para brillar.
pero no. fue en aquella época que creció mi ala derecha.
la segunda fue a los 4, cuado salió la izquierda.

pero yo sigo dándole oportunidades a la vida. creo en las terceras chances. no ves? mirá ahí. no, ahí no, en el ojo derecho. ahí, ahí! ves que se está poniendo blanco? así empieza y en unos días soy toda transparente, toda.

28 de marzo . 2011 (foto)
18 de noviembre . 2011 (texto)
villa mercedes . san luis


No hay comentarios:

Publicar un comentario